NUESTRAS TRADICIONES

Una de las tradiciones más bonitas que tiene la banda de música es la de recoger a los nuevos músicos la primera vez que entran a tocar en la banda, una iniciativa puesta en marcha con la llegada de nuestro director Don Antonio Ferrús a la dirección de la banda.

El nuevo músico, ve así con alegría e ilusión el acceso a ella, sirviendo como elemento motivador, a su vez que en este día empieza a conocer a los que serán sus nuevos compañeros durante mucho tiempo.

El alumno después de varios años de estudio de solfeo y de instrumento propio, tras comprobar el director que tiene la formación adecuada, cita al futuro músico a que asista al ensayo de la banda, para así conocer la dinámica y funcionamiento de este. Normalmente se sienta al lado de un músico que tenga su propio instrumento y con experiencia para que este le indique en sus primeros ensayos por donde va la obra que se está ensayando y resolverle cuantas dudas tenga.

Unos días después, el archivero le proporcionará sus propias partituras y se colocará en el lugar asignado dentro de la cuerda de su instrumento. Por lo general, a no ser que no haya ningún otro instrumento dentro de su cuerda, el nuevo músico tendrá las partituras de 3º, ya que cada cuerda suele clasificarse en principal, 1º, 2º y 3º, siendo esta categoría la de más baja dificultad.

Pasado un tiempo, el director le indicará al músico que día actuará por primera vez con la banda, intentando siempre que la actuación tenga un carácter festivo, ya que no sería muy adecuado ir a recoger a un músico, por ejemplo un Viernes Santo tocando pasacalles por el pueblo.

Llegado el día el nuevo músico espera impaciente en su casa que la banda venga a buscarle. Cuando llega la banda a su casa, es tradición que la familia de nuevo músico ofrezca a la banda una pequeña copa, la cual puede ser unos dulces, embutidos, licores, refrescos, agua… Tras tomarla, la banda vuelve en formación y el director invita al nuevo músico a entrar dentro de ella, mientras da le da la enhorabuena, tanto a el como a sus padres, bajo el aplauso de sus familiares, amigos y vecinos… Sin duda será un día que recuerde toda su vida.

Después de esto comienza un día de nervios y de tensión, ya que tendrá que tocar en la calle y todo esto lleva una serie de dificultades como tocar por primera vez llevando el paso, evitar las vibraciones del atril de calle para ver bien la partitura, intentar llevar la separación correcta de las filas, así como un largo etcétera, lo cual se subsanará con el tiempo, la práctica y la experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>